Los municipios que ponen las trabas más absurdas al autoconsumo: desde tasas a paneles solares a licencias que no existen

 

La nueva normativa de autoconsumo, el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica, acabó con el denominado impuesto al sol y eliminó numerosas trabas administrativas consiguiendo una de las regulaciones que más favorecen el fomento del autoconsumo energético en hogares y pymes. Para muestra un botón. En este año 2019 se ha duplicado la potencia instalada de autoconsumo fotovoltaico en España.

Por primera vez está regulado el autoconsumo compartido y se ha establecido el mecanismo de la factura neta por la que los autoconsumidores podrán ser compensados por sus excedentes de energía.

Pero todo no son luces en el mundo del autoconsumo en España. Aunque no lo parezca, siguen existiendo muchas trabas. Puede que no sean desde el Gobierno, pero algunos municipios españoles, de todo signo político, exigen y piden cosas a los desarrolladores de autoconsumo que incluso son inexplicables.

Este diario se ha puesto en contacto con Holaluz, la compañía que consiguió por primera vez instalar autoconsumo compartido en España, y es una de las empresas que más apuesta por el autoconsumo con cientos de instalaciones por todo el país. El objetivo era conocer si realmente se están encontrado algún tipo de traba a la hora de pedir las licencias o querer desarrollar el autoconsumo. Y como sucede en muchas cosas, hay de todo en los campos de España.

Con la ayuda de Holaluz, hemos podido elaborar una pequeña lista de municipios donde se están encontrando con trabas que en algunos casos son estrambóticas. La comercializadora ya está trabajando con algunos de estos ayuntamientos para tratar de acabar con estas trabas. Unos impedimentos que van desde tasas a paneles solares que superan en mucho el impuesto al sol, hasta licencias que no hay por donde cogerlas.

Esta sería la lista de municipios que ponen trabas al autoconsumo:

Altafulla (Tarragona)

En este municipio han denegado una licencia por el posible reflejo de los paneles a los vecinos y por protección del patrimonio histórico cuando en inmueble no tenía la consideración de patrimonio histórico.

Arganda del Rey (Madrid)

Esta localidad madrileña de más de 50.000 habitantes requiere el procedimiento de licencia de obra mayor, solicitando documentación completamente inaplicable para autoconsumo como cumplimentar un documento para edificación de viviendas en que hay que indicar las plantas que va a tener el edificio, etc.

Rubí (Barcelona)

Esta localidad catalana que ha sido un ejemplo de la transición energética en otros aspectos, parece que con el autoconsumo tiene algún problema:

1.- Obligación de depositar un aval por la gestión de los residuos “escombros” de la instalación de 150 euros. En el peor de los casos, una instalación de autoconsumo solo genera residuos en forma de cajas de cartón y el plástico que envuelve los paneles. La obligación del aval deriva de un Decreto Catalán que aplica sólo para Licencias de obras. En este caso, aunque el trámite en Rubí es de comunicación previa, siguen insistiendo en el depósito del aval.

2.- Además, este municipio exige un depósito de aval por posibles desperfectos a la vía pública de 230 euros, cuando no se ocupa la vía pública para realizar la instalación.

La Bisbal del Penedès (Tarragona)

Este es posiblemente el caso más sangrante. El municipio aplica unas tasas de 120 euros por panel solar instalado. A lo que se suma el Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) del 3,8% del presupuesto. Ello supone un gravamen impositivo del 27,5% sobre el coste del presupuesto. Hay que tener en cuenta que la tasa es superior al coste de un panel fotovoltaico a día de hoy.

Miraflores de la Sierra (Madrid)

Para la licencia de obras piden presentar el justificante de inscripción en el Registro de Autoconsumo de Energía del Ministerio y copia de los
documentos remitidos para formalizar la inscripción. Lógicamente no se puede registrar una instalación que aún no se ha hecho.

Valencia (Comunidad Valenciana)

Pero los problemas no solo son en municipios pequeños. Por ejemplo, en Valencia solicitan entregar un informe de reflexión. Quieren saber en cada momento del día hasta donde llegan los rayos de luz que se reflejan de los módulos solares.

Palencia (Castilla y León)

En otra capital de provincia como Palencia solicitan un proyecto técnico, para una instalación de menos de 5 kW, por qué exigen licencia de obra mayor y en este caso se requiere proyecto técnico. Sin embargo, de acuerdo al Reglamento electrotécnico de baja tensión, las instalaciones de autoconsumo de menos de 10 kW requieren de memoria técnica, y solo las mayores de 10 kW requieren proyecto técnico. Realizar un proyecto implica un coste mayor de tiempo y dinero para el interesado. Además, no aceptan la presentación de documentación por vía telemática.

Manresa (Barcelona)

En la localidad catalana existe la obligación de depositar un aval por la gestión de los “escombros” de la instalación de 150 euros. No aceptan la presentación de documentación por vía telemática y requieren para presentar varias veces documentación repetida. Todo ello contraviniendo la Ley 39/2015, de procedimiento administrativo común de las administraciones públicas.

Autoconsumo.

Paracuellos de Jarama (Madrid)

El municipio madrileño solicita que se presente un documento con la aprobación por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) o del Ministerio de Defensa para poder ponerte paneles solares en tu casa. Debe ser que es por si ciegan a los pilotos de los aviones. Paracuellos del Jarama se encuentra relativamente cerca del Aeropuerto de Madrid Adolfo Suárez Barajas.

Pepino (Toledo)

En este municipio no aceptan la presentación de documentación por vía telemática. Por tanto, el interesado debe ir presencialmente en horario de atención al público para entregar la documentación.

San Sebastián de los Reyes (Madrid)

En esta localidad madrileña se entrega la documentación de forma telemática pero el ayuntamiento sólo responde por correo postal al interesado, lo que supone que desde que emiten una resolución (sea de subsanación o de concesión de la licencia) hasta que el interesado la recibe, puede pasar un mes. Ello sumado a que el tiempo de resolución medio es de tres meses.

El Masnou (Barcelona)

Obligan a que haya una distancia mínima de 2 metros desde la fachada hasta los paneles solares (aunque estén colocados pegados al tejado) para que no se vean desde la calle. Ello puede hacer inviable una instalación por falta de suficiente superficie útil dónde colocar los paneles.

Villalobón (Castilla y León)

Al igual que en Masnou, obligan a dejar una distancia mínima de 2 metros desde la fachada principal hasta los módulos solares (aunque estén colocados en la misma pendiente del tejado). Ello puede hacer inviable una instalación por falta de suficiente superficie útil dónde colocar los paneles.

Málaga (Andalucía)

Otra capital de provincia en la que es casi mejor ni pensar en autoconsumo. Tardan seis meses en resolver la licencia.

Alcobendas (Madrid)

En este caso, la localidad pide un trámite de licencia de obra menor. Además, solicitan presentar el Certificado Técnico final de la instalación aunque sea menor de 10 kW.

Con todos estos casos de trabas administrativas al autoconsumo (ni son todos los que están, ni están todos los que son), sería bueno que se tratase de alguna forma evitar este tipo de trabas administrativas.

Un ejemplo puede ser que desde el Ministerio para la Transición Ecológica o desde el propio IDAE se obligara a todos los ayuntamiento a hacer un modelo de requirimientos y que sea igual en todos los municipios y se eviten casos tan llamativos como los mencionados.