WE Servicios Energéticos ha elaborado este artículo para explicar en detalle el funcionamiento de las instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red.

Una instalación de autoconsumo conectada a red consta de los siguientes componentes:

  • Placas solares: las encargadas de generar energía eléctrica a partir de la radiación solar que incide sobre ellas. Sin una desconexión total de la red, tu instalación obtendrá la electricidad del sistema de autoconsumo solar o de la red eléctrica, según la demanda horaria de energía.
  • Inversor fotovoltaico: convierte la energía eléctrica producida de continua a alterna para hacerla apta para el consumo de los equipos eléctricos. La salida del inversor suele ir conectada a la entrada ICP de la instalación y en función de la demanda de energía, se tomará la energía de la instalación fotovoltaica y de la red, por este orden, es decir, las dos generaciones van en paralelo.
  • Cableado: conexión entre equipos y la red eléctrica.
  • Dispositivo de inyección cero, para la energía solar excedente, es opcional, y tiene como finalidad evitar verter energía en la red eléctrica. Este dispositivo, tras la aprobación del Real Decreto 244/2019  ya no es necesario, ya que la venta de excedentes a la red está permitida.

 

                                                         Esquema típico de una instalación de autoconsumo fotovoltaico en una vivienda

En WE Servicios Energéticos contamos con gran experiencia desarrollando e instalando equipos fotovoltaicos y podemos ayudar a tu empresa en este proceso de transición y cambio de modelo energético.

Si eres profesional y necesitas un proveedor de equipos para autoconsumo, en WE Servicios Energéticos disponemos de algunos modelos de kit solar para autoconsumo, tanto para casas como para industria.

En nuestra web podrá ampliar información acerca de nuestros productos y solicitar información.

  • Realizamos presupuestos totalmente gratuitos y sin compromiso para instalaciones que requieran mayor producción.
  • WE Servicios Energéticos, se encarga de todos los trámites administrativos que se requieren para legalizar la instalación.
  • Todo el material instalado cuenta con una garantía de 10 años y una vida útil de la instalación de 25 años aseguradas por el fabricante.